martes, 22 de septiembre de 2015

GRECIA: Hay décadas donde nada pasa y semanas donde pasan décadas

No! No defiendo a Tsipras. Hizo muuuy mal firmando el memorandum. Debía haber renunciado antes de hacerlo y llamar a elecciones ahí mismo. Le erró feo. Eso no lo hace un traidor, ni significa que ahora trabaje para la troika.

Que es europeísta convencido y que su campaña se basó en que no saldría de Europa, nunca fue un secreto. Que Syriza es la unión de cómo 16 partidos y por lo tanto es muy plural, tampoco es ningún secreto.  Quién más sale perdiendo, después del pueblo griego, es Syriza que ya no es tan plural. Me parece que hicieron mal los que se fueron, deberían haberlo meditado más, perdieron todo el poder que tenían, leyeron mal el OXI. Hay que entender que Unidad Popular tampoco tiene un plan B aún, apenas tendrán algo en noviembre cuando hagan la conferencia europea por un plan B organizada por Mélenchon, Varufakis, Lafontaine y Fassina.

Es quizás por eso que UP no sacó ni 3% y quedaron fuera hasta del parlamento, una pena. En realidad su salida del euro no está respaldada sólidamente por un proyecto creíble. Proponen a la gente un salto al vacío, lleno de honor y gloria, pero a los más vulnerables les podría significar la asfixia. Posta, ¿alguien cree que la UE iba a dejar que Grecia se fuera del euro y le fuera bien? Por ello, la necesidad urgente del Plan B para Europa. Si el plan es serio y funcional, entonces se podrá presentar, e Incluso Syriza podría conducirlo. Pero hasta que no exista, no hay alternativa: no se puede salir del euro así nomás y en estas condiciones, con todo el poder económico y diplomático de la UE trabajando para tu fracaso. A primera vista parecía más fácil de lo que en realidad es. El euro es una prisión muy eficiente.

Creo que tanto Syriza como Unidad Popular comparten objetivos: quieren terminar con las políticas de austeridad, quieren gente decente y no ladrones en el gobierno, quieren trabajar para los más afectados; discrepan en estrategia.

Por eso entiendo perfectamente el voto de los griegos. Entiendo también la inteligencia oportunista de Tsipras para lograr gobernabilidad en función de su estrategia. Estrategia que  creo que consiste en ganar tiempo para que la correlación de fuerzas pueda cambiar en Europa, aplicar el memorandum con el menor costo posible, encontrando cómo operar en sus intersticios, apostar a la restructuración de la deuda pedida ya hasta por el FMI, y con ese alivio poder empezar a tibiamente mejorar las cosas, al tiempo que se va limpiando la indecible corrupción que hay por allá y la increíble evasión impositiva.

La situación de la gente seguirá tan terrible como ahora, pero la restructuración debería aliviar algunos aspectos.  Lamentablemente Syriza ya no será lo mismo (ojalá pudiera recomponerse).
Abogo porque ese plan B esté listo cuánto antes. Aunque ojalá que no tenga que ser aplicado porque la correlación en Europa haya ya cambiado. Estoy convencida que Tsipras actuará nuevamente apenas tenga un aliado, una pequeña posibilidad, volverá a dar batalla. Creo que eso es lo que votaron los griegos: a alguien que está dispuesto a pelear aunque pierda. Porque además, si bien tendrá que aplicar el memorandum, simbólicamente no es lo mismo aplicarlo convencido y mintiéndole a la gente acerca de las bondades del neoliberalismo, que hacerlo bajo amenaza y bajo protesta expresa.
Es por eso que también entiendo la adhesión de Iglesias.

Dicen que se aprende más en las derrotas que en las victorias, y que no hay victoria que no se haya construido sobre alguna derrota previa. ¿Qué se saca entonces de bueno de todo esto? Creo que Grecia fue la chispa que encendió la pradera y así lo verá la historia. Para el pueblo griego no habrá cambios significativos a corto plazo, y si bien esta derrota significa un revés a corto plazo para las fuerzas de izquierda (podemos cayó en las encuestas tras el memorandum), se operó un cambio de conciencia en el pueblo europeo y eso es calve.

Grecia desenmascaró al sistema dejando al desnudo la dictadura en la que viven, exhibiendo la violencia con la que se ejerce el poder económico alemán con la complicidad de las oligarquías nacionales. Esto, de formas sutiles pero profundas, cambia la mentalidad de la gente, esta toma de conciencia indigna, moviliza y en un mediano plazo altera las cosas. Me pregunto si un fenómeno como Corbyn hubiera existido sin ese salto de conciencia.

Si la izquierda gana en Portugal o Irlanda, las cosas no serán muy diferentes, son pequeñas naciones sin fuerza alguna, pero si gana en España, ya es otra cosa; a la cuarta economía de la zona no se la trata igual, y menos si ya existe un plan B. Imaginemos por un instante que se logran victorias en esos países, todos junto a Grecia pueden formar un frente con una correlación de fuerzas mucho menos desfavorable. Es difícil, pero no imposible.


En un par de años todo puede cambiar. La aceleración de la historia es evidente. "Hay décadas donde nada pasa; y semanas donde pasan décadas" decía Lenin. ¿Quién hubiera dicho una semana

atrás que los mismos que construyeron el socio liberalismo con Blair a la cabeza, lo estuvieran enterrando hoy? ¿Quién hubiera imaginado hace un par de meses que en EEUU siquiera existiría un candidato como Sanders y menos aún que estaría teniendo ese grado de éxito? Esto no quiere decir que vayan a ganar de inmediato, pero son catalizadores primarios de ese cambio de conciencia que comienza a operarse y pueden llegar a a obligar a sus respectivos gobiernos a adoptar otras posiciones. Creo que la apuesta de Tsipras de ganar tiempo ante la inexistencia de un plan B, al final no era tan inconducente como pensé en un principio...


Sólo la historia dirá.

0 comentarios :